“DIFERENCIAS” entre el “CARAJO” y la “COFA”

Entrevista Cope+Galicia viernes 18/10/19 a las 1240 h:

Desde hace años existe una pequeña controversia sobre si los dos términos que aparecen en el título de este artículo, tienen un significado similar. Y gran parte de la culpa de esa discusión hay que achacársela a las redes sociales, ya que según muchas definiciones que transitan por la red internauta, y aunque no están respaldadas por la Real Academia Española (RAE), se indica que en la antigüedad se denominaba “carajo” a una pequeña canastilla que se encontraba en lo alto del palo mayor de los buques antiguos, es decir, a lo que conocemos como cofa.

Figura 1: Canastilla, cofa o carajo (Fuente propia)

INTRODUCCIÓN:

Existen gran cantidad de dichos marineros relacionados con el “carajo”, pero no está nada claro el origen de la mayoría de ellos. En cualquier caso, y siendo puristas, me gustaría empezar este artículo destacando que se trata de un término que no figura en la RAE con ningún significado similar al de cofa o canastilla, a pesar de que en las academias de otros países, el tema varía. Por el contrario, sí encontramos en la RAE significados de carajo que expresan situaciones de disgusto, rechazo, sorpresa o asombro.

Sin embargo, en algunos diccionarios náuticos sí aparece una equivalencia entre “carajo” y “cofa”, aunque principalmente no se trata de diccionarios españoles. En ellos se indica que en la antigüedad a la cofa se la solía definir como una plataforma que en los veleros se colocaba en la parte alta de los palos, para servir como puesto de observación y así facilitar las maniobras de las velas, y que tenía forma de un círculo o de una letra “D”. También se indica que en el pasado se utilizó esta canastilla como punto de combate para hacer fuego contra el enemigo. En algunos países, como Argentina, llegó a denominarse a la cofa como “nido de cuervo”, probablemente porque en la mitología marina a veces aparecían cuervos en las cofas, junto a los vigías y navegantes.

De la lectura de algún texto argentino, se extrapola que a veces existen referencias a la zona donde se encuentra ubicada la cofa, denominándola carajo en general. De esta forma se considera que el carajo, dada su peligrosa ubicación en la zona alta del mástil, era un lugar muy poco seguro ya que en él era donde más se notaban los violentos “pantocazos”, y las grandes guiñadas, cabezadas y balances de los buques. Por ello, cuenta la leyenda, que cuando algún miembro de la dotación cometía alguna falta grave, era conducido al “carajo”, como muestra de castigo; por lo que sería posible que de este hecho pudiera proceder el porqué de cuando queremos dejar de ver a una persona, usemos la expresión, “vete al carajo”. Pero regresando al buque, una vez que el castigado marinero descendía de la plataforma, solía estar tan mareado que era incapaz de realizar ningún trabajo. Y de ahí podría nacer el motivo por el que cual a veces se utiliza la expresión “no vales un carajo”. En Argentina, a principios de los años cincuenta, durante el servicio militar obligatorio, los marineros que cometían faltas eran conducidos al carajo para otear el horizonte. En aquella época en Argentina parece que solo se utilizaba el término carajo.

Por lo tanto, si aceptamos la definición mencionada de carajo como cierta, a pesar de las reticencias de algunos estudiosos e historiadores, podría quedar demostrado que la ubicación de la canastilla se encontraba en la zona alta del palo. En cualquier caso, nunca terminaremos de tener claro si la palabra en cuestión indica buenos o malos sentimientos.

Figura 2: Cofa de la ENM de Marín, Pontevedra (Fuente: www.armada.mde.es)

LA RAE Y EL CARAJO:

Aunque ya he anticipado al inicio del artículo que la RAE no reconoce el significado de carajo, como de canastilla, me gustaría aclarar este tema. Centrándonos en los significados que nos muestra la RAE del carajo, en la lista aparecen otros diferentes a los indicados en este artículo, pero casi todos con connotaciones negativas o de rechazo.

Para dar luz a la opinión de la RAE al respecto, quisiera reseñar su respuesta cuando se le preguntaba por la posible relación que pudiera existir entre el carajo y la cofa. Y hay que destacar que la RAE, a través de su departamento de “Español al día”, indicó hace poco que en el diccionario académico la voz carajo nunca tuvo el significado de puesto de vigía, desde que fue incluida en 1983, aunque también reconocieron, tal como se indica en el diccionario, que se trata de una palabra de origen dudoso, ya que por ejemplo en el “Diccionario Náutico Abreviado” de Rubén Poncio de 1991, creado por palabras náuticas corrientes de Argentina, aparece la palabra carajo como sinónimo de cofa. E incluso en el “Diccionario del Español Actual”, de 1999, de Manuel Seco Reymundo, lexicógrafo, filólogo y lingüista español, miembro de la RAE, con cargos también en otros países como Colombia y Bolivia, aparece la palabra carajo con el significado de plataforma colocada en la parte alta de un palo, en un barco de vela, es decir, con el significado de puesto de vigía en la cofa.

Figura 3: Vista del buque desde la cofa (Fuente: Santiago Díaz Portillo)

CONCLUSIONES:

Con todo lo comentado hasta ahora, es muy discutible si el significado de canastilla, plataforma o meseta es acertado cuando se asocia al término carajo, al menos en España. Y es obvio que, en nuestro país, esa meseta, es más conocida asociada a otro término, el de la “cofa”. Y comento esto, porque, aunque la RAE no lo respalde, sí que es verdad que el término carajo aparece en diccionarios españoles, y en alguno náutico argentino, con el significado de plataforma.

Y se debe destacar, a pesar de lo que aparece en algunos medios, que carajo, con significado de cofa, tampoco aparece en el diccionario náutico más antiguo existente en España (1696), denominado “Vocabulario Marítimo, y explicación de los vocablos, que vía la gente de Mar, en fu exercicio del Arte de Marear″.

Por lo tanto, no deja de ser curioso, que una de las expresiones más usadas de nuestro idioma, tenga un pasado tan oscuro. Aunque no seamos capaces de establecer con exactitud, dónde nació el término carajo, también es curioso cómo con el paso de los años, y aunque el término no sea muy refinado, está perdiendo su connotación de palabra malsonante y se está convirtiendo en un término del lenguaje coloquial.

Para ir terminando me gustaría destacar dos teorías. Por un lado, existe una que fija el pasado de la palabra, en su origen portugués o gallego. Carajo (o “carallo” en portugués y gallego), proviene del romano “caraculum”, que era un poste vertical donde se enganchaban las vides. Por ello, en algunos documentos medievales, pasó a definirse como “carallo” al poste vertical principal de un buque. La otra teoría existente asocia el término carajo a la población canaria. El origen de esta leyenda se remonta a la colonización de Puerto Rico. La lengua española tuvo gran influencia en aquel país como fruto de la emigración canaria. La leyenda cuenta que la mayor parte de los canarios que llegaron a Puerto Rico pagaban su pasaje en buque con el fruto de su trabajo a bordo, pero debido a su falta de profesionalidad como marinos, debían actuar en los trabajos más duros, como los de vigías en lo alto del palo mayor, o sea en la cofa o el carajo. Y esa falta de costumbre a ir colocados en sitios tan altos e inestables, era lo que les hacía ser propensos a los mareos y vómitos. Y por ello parece que los canarios asociaban la palabra «carajo» a los males producidos por estar allí arriba, como ya se ha comentado.

Para finalizar me gustaría indicar que en el buque escuela Juan Sebastián Elcano, y siguiendo un poco la línea de los argentinos, su tripulación denomina a las mesetas altas “cofas”, y reserva el nombre de “carajo” para referirse al punto más alto del buque, en este caso del palo trinquete, situado a cincuenta y un metros de altura.

Figura 4: Cofas del Juan Sebastián Elcano (Fuente propia)

Para saber más:

https://publicaciones.defensa.gob.es/pprevistas/REVISTAS_PDF20650/index.html#/36/

REFERENCIAS:

Kepa, J. (21 de diciembre de 2010). Enseñanzas Náuticas. Obtenido de https://nauticajonkepa.wordpress.com/2010/12/21/origen-de-la-palabra-carajo/

Villa Caro, R. (8 de enero de 2015). Blog Exponav. Obtenido de https://www.exponav.org/el-carajo-de-la-vela/

Villa Caro, R.; El carajo y la cofa; BOLETÍN TÉCNICO DE INGENIERÍA DE LA ARMADA; junio 2019.

Raúl Villa Caro

En el año 1999 me licencié en Marina Civil (sección Náutica) en la Universidad del País Vasco. En 2001 obtuve el empleo de A.N. del Cuerpo General de la Armada y en 2005 la patente del Cuerpo de Ingenieros de la Armada. En el año 2001 obtengo el título de Ingeniero Técnico Naval (Estructuras Marinas) en la Universidad de A Coruña y posteriormente el título de Ingeniero Naval y Oceánico y el Diploma de Estudios Avanzados. En 2003 obtuve el título profesional de Capitán de la Marina Mercante. Desde Octubre de 2010 estoy contratado por parte de la UDC como profesor asociado. Actualmente además de realizar tareas de investigación en el Grupo Integrado de Ingeniería, y desde octubre 2010, imparto docencia en la Escuela Politécnica Superior (Grado y Máster en Ingeniería Naval y Oceánica). Mi actividad principal, fuera de la UDC, se desarrolla en la Ingeniería de Construcciones de Buques (Arsenal de Ferrol) como Jefe de la Ingeniería de Plataforma. Desde abril de 2012 hasta diciembre de 2013 fui Secretario de la Delegación Territorial en Galicia del COLEGIO OFICIAL DE INGENIEROS NAVALES, y desde enero 2013 soy Secretario de EXPONAV (Fundación para el Fomento del Conocimiento de la Construcción Naval y de las Actividades Marítimas).En 2015 obtuve el título de Doctor por la Universidad de A Coruña.

16 Responses

  1. Tariel dice:

    No se encuentra ninguna referencia latina para la palabra «caraculum». No existe en este idioma; fue inventada «ad hoc» para crear artificialmente esa «etimología». ¿Quién da esa información y no la contrasta?

    La palabra «carajo» aparece en castellano por primera vez en el Cancionero de Baena (1600), con el significado de «miembro viril». Seguramente es de origen celta, y su significado tuviera algo que ver con «acantilado» o «arrecife», y llega a la península a través del gallego y del portugués, «carallo» o «caralho». En gallego, «carallons» son islotes rocosos, y un «carallote» es una holoturia.

    Mírese por donde se mire, el primer diccionario de todo género en el que aparece este término como sinónimo de «cofa» o algo parecido, es uno argentino de 1991. Todo apunta a que es una invención del autor.

    https://ladaliadelosvientos.blogspot.com/

  2. JMSP dice:

    ¡Cuantas veces he ido al cajajo!, si tu supieras Raúl… 😀😀😀

  3. JMSP dice:

    Muy bien, como siempre. Un abrazo

  4. jose manuel curto dice:

    Buen fundamento y explicación de las dos palabras naúticas por excelencia.Dudosa procedencia de su origen aunque muy bien desarrollado en este interesante artículo.Felicitaciones y un abrazo

  5. Alfonso Durán dice:

    De ahí el «vete al carajo», que no era sino un castigo, que yo recuerde, no?

  6. José Manuel Casal dice:

    Hola Raul
    Buenas tardes ya.
    Muy bueno el artículo y muy «aclaratorio». Seguimos aprendiendo. Un par de veces, hace ya muchos años, tuve que subir a las cofas navegando con mal tiempo y no me resultó una experiencia agradable …… «ya me parecía a mi ….»
    Muchas gracias.
    Un abrazo

  7. JM Pato dice:

    Muy buena investigación. Buen trabajo

  8. Andrés joven rivero dice:

    Buenos Dias Raul,

    Gracias por tu artículo. Conocía lo que es la cofa pero mo el significado de Carajo. Gracias por tus enseñanzas. Un abrazo y buen fin de semana.

    Andrés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *