El “GALEÓN SAN JOSÉ” de “AGUINAGA” de “CINCO MIL MILLONES DE EUROS”: la lucha contra el “EXPOLIO”

Entrevista Cope + Galicia el viernes 04/01/19:

Desde hace ya bastantes años, los mares y océanos del mundo no son los guardianes ideales de los tesoros sumergidos. La actualidad nos está mostrando que vivimos ante una inminente catástrofe cultural provocada por algunas empresas que con fines comerciales utilizan tecnología sofisticada para localizar yacimientos arqueológicos subacuáticos que, una vez descubiertos, se convierten en objetivos de explotación particular de los caza-tesoros. Por ello, esperemos que el galeón español “San José” no pase a engrosar esa lista de buques expoliados. El San José, cuyos restos se encontraron en Colombia en 2015, se fabricó en tres localidades de Guipúzcoa. Se empezó a construir y botó en Usurbil, en el río Oria, se completó en Orio y se finalizó en 1698 en Pasajes, donde se colocó la arboladura.

Figura 1: Ubicación del Galeón San José (Fuente: www.gurusblog.com)

LA HISTORIA DEL GALEÓN SAN JOSÉ:

El galeón español San José, fue construido por Pedro de Aróstegui para la familia Eslava a finales del siglo XVII en el astillero de Mapil en Aguinaga (Usurbil), Guipúzcoa. Este buque zarpó en 1706 hacia el mar Caribe y llegó a Cartagena de Indias al mes siguiente. Permaneció allí atracado durante dos años, para posteriormente navegar en demanda de Portobello (Panamá). Una vez en destino debía volver de nuevo a Cartagena de Indias, para después partir de vuelta a España. En Portobelo se discutió bastante tiempo sobre si era seguro que el galeón zarpara de regreso a Cartagena ya que se había advertido la presencia de un grupo de naves inglesas por la zona. No obstante y a pesar del posible peligro, el Comandante determinó que lo más conveniente era zarpar, entre otras razones para no perder la ayuda ofrecida por el general francés Abraham Duquesne, que se había ofrecido a escoltar al San José en su regreso a España, en el reinado de Felipe V. Además se consideraba que el galeón y la flota que lo acompañaba estaban suficientemente blindados para retener el ataque de los ingleses. Pero el 8 de junio de 1708, el San José, en el tránsito de Portobello a Cartagena, navegando como nave capitana de la Flota de Tierra Firme, escoltado por el galeón San Joaquin y otras diez embarcaciones, fue atacado por los corsarios ingleses (que buscaban apoderarse de sus tesoros) en la zona de las islas del Rosario, a 30 millas de Cartagena de Indias. Pero este ataque, en plena guerra de Sucesión española, produjo una explosión en el buque que a posteriori provocó su hundimiento. Fue una auténtica tragedia con sólo diez supervivientes de las 600 personas que se encontraban a bordo. Se calcula que el buque transportaba once millones de monedas de oro (pesos) que intentaban alejar de Cartagena de Indias (algunos arqueólogos valoran sus restos en 5.000 millones de euros). El barco, dotado de 60 cañones, debería partir hacia España cargado de ese oro del virreinato de la Nueva Granada, de plata de Perú y de piedras preciosas.

Después del hundimiento, durante mucho tiempo no se conoció la posición exacta del galeón hasta que el 27 de noviembre de 2015 fue localizado, por investigadores del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), junto con personal de la Armada Nacional de Colombia y de la Dirección General Marítima (DIMAR). El buque se encontraba junto a las costas de Cartagena de Indias.

Figura 2: Cañones del Galeón San José

En la actualidad se está produciendo una lucha jurídica entre Colombia y España, para que se decida a quién debería pertenecer el hipotético tesoro que aloja en el interior del pecio, en caso de que se recuperara. Tras conocerse la noticia del hallazgo, el Secretario de Estado de Cultura de España, solicitó información a Colombia sobre la aplicación de su legislación en lo referente al rescate del galeón, ya que España entiende que se trata de un “buque de Estado”, por lo que debe existir titularidad del Estado español, conocida como “inmunidad soberana”. Obviamente este tema “chocará” con los intereses de quien sea el legítimo dueño del patrimonio subacuático en el lugar donde se ha encontrado el buque, es decir, de Colombia. No obstante, según el principio de inmunidad soberana de la Unesco, firmado en París de 2001, mientras un Estado no abandone expresamente su patrimonio público subacuático, seguirá siendo su propietario. En cualquier caso en este punto nos encontramos ante el problema de que Colombia no ratificó ese convenio, aunque también es verdad que España ya ganó un pleito similar ante  los cazatesoros de Odyssey en el caso de la fragata “Mercedes” (aunque en ese caso el barco se encontraba cerca de Cádiz, y no en Colombia). De nuevo, como en el caso de la Mercedes, ya existen también otros países reclamando los tesoros. Entre ellos: Perú, Ecuador y los indígenas colombianos, quienes alegan que les pertenecen los restos.

Destacar que según emana de diferentes fuentes históricas, en las aguas territoriales colombianas pueden existir más de 1100 galeones españoles hundidos, cargados con oro, plata y piedras preciosas, que fueron hundidos por piratas entre los siglos XVII y XVIII.

TESORO DE VALOR DESCONOCIDO E INCALCULABLE DEL GALEÓN:

Como era habitual en la época, este barco era de gran tamaño y de 1.030 toneladas de desplazamiento. Por ello poseía excesivo peso y calado, por lo que su botadura en el río Oria ya supuso un problema en el año 1698. En Usurbil (astillero Mapil) se construyó hasta la segunda de sus tres cubiertas, en Orio se fabricó la tercera y la cubierta principal (que ya se había iniciado en las instalaciones de Mapil) y desde Orio fue trasladado el buque al destino final en Pasaia (Pasajes), donde se instalaron los mástiles y los castillos de proa y popa (la arboladura).  Este traslado del San José al otro extremo de Guipúzcoa se llevó a cabo remolcando el buque con pequeñas lanchas a remo amarradas al casco del galeón.

Volviendo al día del hundimiento, en 1708, se comenta que el día del naufragio el galeón transportaba 200 toneladas de oro y plata. Tras aquella guerra, ahora aparece la anteriormente citada batalla legal para reclamar el botín, de monedas de oro y plata y diversas joyas, que se eleva, según algunos, a un valor cercano a los 17.000 millones de dólares. Por todo ello podríamos estar hablando del mayor tesoro sumergido de la historia, pero todavía se trata de un valor no constatado e incalculable, por lo que se debe tratar con cautela.

Xabier Alberdi, doctor en Historia, especialista en historia marítima del País Vasco y responsable del departamento de investigación de dicha entidad; junto con otros especialistas, ha recabado mucha documentación sobre el San José, desvelando anécdotas del barco, inéditas hasta ahora. Comentaba que este galeón fue un ejemplo de la tecnología puntera de la época a nivel mundial, capaz de transportar grandes cantidades de mercancías y de hacer frente a condiciones meteorológicas adversas, aunque a pesar de todo no pudo superar el ataque de los corsarios ingleses y salvar a sus 600 tripulantes.

Figura 3: Tazas del Galeón San José

DEPARTAMENTO DE CULTURA DE COLOMBIA. ALIANZA PÚBLICO-PRIVADA:

Antes de hacerse Colombia con el actual liderazgo del rescate, ha tenido que superar un obstáculo parecido al que sufrió España con los caza-tesoros de Odissey en el caso de la Mercedes. Destacar que desde el año 1980 varias empresas han intentado localizar el tesoro oculto del San José.  Por ello la empresa Sea Search Armada (SSA) llevaba años reclamando frente a Colombia sus derechos sobre la mitad del tesoro del galeón San José, en caso de haberlo localizado. Pero en 2011 la Corte federal de Estados Unidos resolvió con un fallo favorable a los argumentos de Colombia la improcedencia de la reclamación presentada por SSA, tal vez por no estar localizado el galeón. Y ahora, con el galeón localizado en 2015, Colombia considera que lo ha encontrado en unas coordenadas distintas a las que en 1982 SSA entregó al Gobierno colombiano bajo un compromiso de confidencialidad.

Las coordenadas exactas en las que el Gobierno colombiano encontró en 2015 los restos del galeón son latitud 10º 13′ 33» N , y longitud 76º 00′ 20» W. Curiosamente está ubicación está localizada en la misma zona en la que 30 años atrás la empresa SSA había comunicado haber encontrado el galeón (en realidad el galeón se encuentra a unas 3 millas de la zona señalada por SSA, por lo que la empresa piensa que el Gobierno colombiano se basó en sus coordenadas para hacer su propia búsqueda, por lo que de esta forma les fue fácil localizar el galeón).

Finalmente, superada otra nueva denuncia de un particular, Colombia acaba de reactivar el rescate del galeón San José, después de que se suspendiera la operación el verano pasado tras esa demanda. Su consejo de Estado ha ratificado que el galeón es un patrimonio cultural de los colombianos y por ello ha reactivado una alianza “Público-Privada” que pretende llevar a cabo para recuperar el patrimonio cultural sumergido. Destacar que tras esta alianza, Colombia ha manifestado que algunos bienes del barco hundido  serán entregados a la empresa adjudicataria como parte de pago. Precisamente este punto fue la base de la denuncia recibida, que ha sido descartada por sus Tribunales, por considerarse que la Alianza se ajusta a la ley, aunque a primera vista da la sensación de que se trata de aliarse con otra empresa caza-tesoros.

Con todas estas novedades, y la idea de Colombia de exhibir los restos que se localicen en un museo colombiano, el actual presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha mostrado su esperanza de llegar a un acuerdo al respecto. Por ello, aseguró que la solución debe ser el poder contribuir a que el hallazgo y la recuperación del galeón sea un enriquecimiento intelectual, cultural e histórico de la humanidad.

NACIMIENTO DEL OBSERVATORIO ANTI-EXPOLIOS EN IBEROAMÉRICA:

Probablemente como respuesta a ese supuesto acuerdo actual entre el gobierno colombiano y una empresa, desde este año 2018 existe un nuevo Observatorio que vigilará en Iberoamérica los galeones acosados por las empresas caza-tesoros. Este observatorio dispone de la página web “observatoriogaleones.com” y en ella se darán a conocer las malas prácticas de algunas empresas que ponen en peligro el patrimonio subacuático.

El nuevo organismo, denominado oficialmente “Observatorio del Patrimonio Cultural Subacuático Común y Compartido” indica que en todo rescate nunca deben primar los resultados económicos sobre la conservación del patrimonio arqueológico, y que además aquellas empresas involucradas por intereses lucrativos, nunca deberían ser consideradas culturales.

Además, y ahora añado de mi cosecha, el gran tesoro oculto del San José no debe hacernos olvidar a los casi 600 tripulantes españoles que perecieron en aquel ataque, ya que el expolio del tesoro supone el asalto a la sepultura de todos aquellos hombres. Hace unas semanas leía algo en prensa al respecto que decía algo así como: “¿Quién destruiría su álbum familiar?”, en referencia a que la hipotética división del tesoro del patrimonio supone el permitir su destrucción, para lucro inmediato de los caza-tesoros.

SEMINARIO EN DEFENSA DEL GALEÓN SAN JOSÉ:

El verano pasado, ABC y Espejo de Navegantes reunieron en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid a especialistas de cinco países: Colombia, México, Portugal, Estados Unidos y España, en un seminario en defensa del galeón San José. Fruto de ese seminario los participantes firmaron un manifiesto que ahora se extiende a todos los que quieran ratificarlo para apoyar la iniciativa, depositado en la web del observatorio. Del texto completo del manifiesto se puede destacar lo siguiente:

 1.- Vivimos una catástrofe cultural sin precedentes provocada por la destrucción de un registro histórico importantísimo con fines comerciales (desde que existen empresas caza-tesoros).

2.- Algunas operaciones de rescate comercial están impidiendo el estudio o la excavación arqueológica de pecios importantes.

3.- Los Gobiernos demuestran incapacidad a organizar una respuesta coordinada y eficiente al desafío de las empresas caza-tesoros.

4.- Se debe tener en cuenta el ordenamiento jurídico de la Unesco y los principios de la inmunidad soberana, y de protección del Patrimonio Cultural Subacuático.

5.- Los que apoyan esta iniciativa son científicos escritores, arqueólogos, abogados, y ciudadanos que desean que la investigación arqueológica e histórica se preserve.

6.- El desafío que tenemos ante nosotros es global porque la historia que compartimos las naciones que alguna vez formaron parte de los territorio de la Monarquía Hispánica es la de la primera globalización.

7.- No deben primar los resultados económicos sobre la conservación del patrimonio arqueológico. Las empresas involucradas en sacar beneficios económicos de las alianzas no deben ser consideradas “culturales”.

8.- Se solicita que los restos arqueológicos extraídos por medio de metodología no científica, sean considerados actos de expoliación con los efectos previstos en derecho para los mismos.

9.- Se solicita que la comercialización de bienes culturales extraídos del océano sin acreditación de su origen y legalidad sean considerada tráfico ilegal de bienes culturales.

10.- Se respalda el principio de inmunidad soberana de los buques de Estado históricos siempre que responda a la estrategia de protección de ese patrimonio cultural.

11.- Se solicita que las autoridades responsables de las políticas educativas incorporen en los planes de estudio de la infancia y la juventud los vínculos históricos que el mar representa en la conformación de las sociedades hispánicas e iberoamericanas.

¡Y esto es todo!

¡Feliz año nuevo. Hasta 2019!

¡Volveré el viernes 1 de febrero con nuevas entradas!

Raúl Villa Caro

En el año 1999 me licencié en Marina Civil (sección Náutica) en la Universidad del País Vasco. En 2001 obtuve el empleo de A.N. del Cuerpo General de la Armada y en 2005 la patente del Cuerpo de Ingenieros de la Armada. En el año 2001 obtengo el título de Ingeniero Técnico Naval (Estructuras Marinas) en la Universidad de A Coruña y posteriormente el título de Ingeniero Naval y Oceánico y el Diploma de Estudios Avanzados. En 2003 obtuve el título profesional de Capitán de la Marina Mercante. Desde Octubre de 2010 estoy contratado por parte de la UDC como profesor asociado. Actualmente además de realizar tareas de investigación en el Grupo Integrado de Ingeniería, y desde octubre 2010, imparto docencia en la Escuela Politécnica Superior (Grado y Máster en Ingeniería Naval y Oceánica). Mi actividad principal, fuera de la UDC, se desarrolla en la Ingeniería de Construcciones de Buques (Arsenal de Ferrol) como Jefe de la Ingeniería de Plataforma. Desde abril de 2012 hasta diciembre de 2013 fui Secretario de la Delegación Territorial en Galicia del COLEGIO OFICIAL DE INGENIEROS NAVALES, y desde enero 2013 soy Secretario de EXPONAV (Fundación para el Fomento del Conocimiento de la Construcción Naval y de las Actividades Marítimas).En 2015 obtuve el título de Doctor por la Universidad de A Coruña.

26 Responses

  1. Miguel dice:

    Ese naufragio debe ser desenterrado, conservado, estudiado y finalmente protegido en tierra firme. El argumento de ser una tumba de nuestros ancestros con mucha información del pasado es una razón mas para hacer la actividad arqueológica. Siendo yo colombiano, tengo la opinión que esa embarcación era del imperio español (de las Españas) que no tiene vinculo militar o soberano con la actual España republicana, ya que el imperio español cometió atrocidades en las colonias en ese pasado que ya deberíamos haber superado.
    En el caso que España reclame tesoros de su época como imperio invasor colonizador también debería ser sancionado por las atrocidades y despojos cometidas en tal época.

  2. Saturnino dice:

    Hola Raúl.
    Muy interesante, como todos tus artículos.
    Gracias por enriquecernos con toda tu información.
    Feliz Navidad y próspero año nuevo.
    Un abrazo.

  3. Tony FJ dice:

    Hola Raul .
    Gracias por la información muy interesante .
    Que pases unas Felices Fiestas . Un abrazo

  4. José Manuel Casal dice:

    Muy bueno Raúl, Como todos tus trabajos.
    Muchas gracias por compartirlos
    Feliz Navidad
    Un fuerte abrazo

  5. Fran dice:

    Me gusta mucho ese tema, todo lo que hay ahì debajo es apasionante pero las historias de barcos hundidos con tesoros es muy atractiva,aunque cierto es hay una especulación inmensa

  6. Luis lombao dice:

    Que historia tan intetesante,enhorabuena Raul….felices fiestas….

  7. Daniel Pena dice:

    Felices fiestas, Raúl.

    Saludos cordiales

  8. Guillermo Arias dice:

    Gracias Raúl.
    Tengo pendiente el geoparque de la costa da morte
    Ahora que me dieron vacaciones
    Ya voy a poder atender bien a los artículos👌🏻👌🏻
    Voy a echarle un vistazo a este último

  9. José Rios dice:

    Muy interesante Raúl! Muchas gracias. Felices fiestas

  10. Mercedes Marrero dice:

    Hola!! Muchas gracias y feliz Navidad!!

  11. Julián González Areal dice:

    Raul, soy Julian de Tuy. Os deseamos unas muy Felices Fiestas. Gracias por tus Infos sobre la navegación . Son muy ilustrativos. Abrazo.

  12. Pedro dice:

    Gracias Raúl. Muy bonito.
    Saludos y que tengáis unas FELICES FIESTAS

  13. Andrés joven rivero dice:

    Buenas Tardes Raul:

    ¡Que bonita lección de historia!. Espero que se respete el ordenamiento juridico de la Unesco y el principio de inmunidad soberana. Y que nuestro paia España juege un papel importante. Enhorabuena por el articulo. Un abrazo y Felices Fiestas. Que el nuevo año nos traiga salud y paz.

    Andrés

    • Raúl Villa Caro dice:

      Muchas gracias Andrés. Te deseo igualmente unas felices fiestas. Parece que está semana ya se han ido todos ya de vacaciones. Te llevas la medalla de la semana a la rapidez. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *