“JAMES BARTLEY”: el hombre que vivió dentro de una “BALLENA”

La noticia de esta semana se la dedico a mi hermana Zaida, “ahora”, gran defensora de los animales (digo el “jocoso ahora” para que se enfade, que tiene mucho temperamento), y que me recordó que en todas mis historias todavía no había existido ningún personaje animal, aunque no sé si al final, el escogido, le va a entusiasmar.

En 1891, frente a las islas Malvinas, ocurrió un hecho muy misterioso, que se transformó en leyenda. Uno de los protagonistas de la leyenda fue un marinero inglés. Se trató de una historia impresionante, con muchos testigos.

 Imagen1

James Bartley era un marinero inglés de 21 años cuando realizó su primer viaje a bordo del ballenero “The Star of the East”. Transcurría el año 1891, y el barco iba tras una ballena, navegando por el Atlántico Sur. Al situarse frente a la costa de las Islas Malvinas, perseguían un cachalote, la más grande de las ballenas, con dientes.

El cachalote es el mamífero que se sumerge a mayor profundidad en el océano; y es el animal carnívoro más grande sobre la Tierra. Puede medir hasta 25 metros de largo y su cuerpo alcanza una temperatura algo superior a los 40º C. Tiene una cabeza enorme, y su boca es mayor a la de cualquier otro animal.

En un determinado momento, los arponeros avistaron el cachalote y dieron la voz de alarma al resto de la tripulación. Todos se aprestaron a la caza y se pusieron en movimiento. Desde el barco, echaron al agua dos botes más pequeños con el cargamento necesario para acercarse al animal y apresarlo. Cuando se encontraban más cerca, un arponero atravesó el cuerpo de la ballena con un arpón submarino.

El animal se agitó violentamente por el dolor, y de un gran golpe volcó uno de los botes y todos sus tripulantes cayeron al agua. Apremiados por la situación, los tripulantes del bote restante se apresuraron a rescatarlos, y pudieron salvar a todos, excepto a dos de ellos, entre los que se encontraba el marinero Bartley. Después de una intensa búsqueda sin obtener resultados, se pensó que se habían ahogado.

Finalmente, el cachalote murió, y tras conducirlo a la costa, comenzaron a abrirlo. En esos tiempos, el aceite de ballena era muy preciado por su altísimo valor, ya que se empleaba para fabricar muchos productos. De los intestinos del cachalote se obtenía el ámbar gris, una sustancia cerosa que se utilizaba para fabricar perfume. Al abrir el animal, se encontraron con un bulto en el interior de la ballena, y creyeron que era el ámbar gris. Pero de repente observaron que el bulto se movía, y………

¡Era James Bartley! Estaba vivo, aunque muy pálido. El resto de marineros debieron reanimarlo con agua helada de mar para que volviera en sí. Cuando despertó, comenzó a vociferar y a intentar golpear a todo el que se le acercaba. Se volvió loco y tuvieron que trincarlo a la cama de su camarote. Lentamente se mejoró. Lo único que recordaba, tras ser tragado por la ballena, era que permaneció en total oscuridad, deslizándose lentamente por un conducto blando y viscoso al tacto, y que antes de perder el conocimiento, había sentido muchísimo calor.

A su regreso a Londres, Bartley se dedicó a ser zapatero remendón, y murió tranquilamente en su cama en 1909.

Pero volviendo a lo impactante de la historia, ¿Cómo pudo alguien seguir con vida después de ser tragado por un cachalote?… ¡El hecho, hoy en día, todavía es un misterio!

Exactamente ocurrió de la siguiente forma. Era el día posterior a la muerte de la ballena cuando algo extraño se descubrió cuando el estómago de la ballena fue liberado y llevado a cubierta. Se observó que algo amontonado dentro de estómago estaba mostrando señales “espasmódicas” de vida. Y cuando se abrió el estómago, se descubrió al marinero desaparecido, aún vivo y treinta y seis horas después de haber desaparecido.

Lo pusieron en la cubierta y salpicó con agua de mar. Los jugos gástricos de la ballena habían blanqueado el rostro y manos de Bartley a un blanco sepulcral. Durante dos semanas se le mantuvo en el camarote del capitán. Físicamente se recuperó muy bien, pero mentalmente estaba inestable. A la tercera semana, Bartley se había recuperado por completo, y reanudó sus funciones.

Después de recuperar el sentido, Bartley contó que recordaba haberse caído del barco al agua, y que de repente se vio envuelto en la oscuridad y sintió que se deslizaba a lo largo de un pasadizo suave hasta llegar a un lugar con más espacio. Al sentir una sustancia viscosa contó que fue cuando se dio cuenta de que había sido tragado por la ballena. Relata que en aquel lugar había mucho aire, pero que era muy caliente . Después de eso cree que perdió el conocimiento. Lo siguiente que recuerda fue el despertar en el camarote del capitán.

A veces la realidad rivaliza con la ficción llegando a igualarla, incluso en sus más descabellados argumentos. Este es el caso de James Bartley, un timonel de 21 años enrolado durante el invierno de 1891 en el Star of the East.

 ballena animada

No obstante, y para intentar verificar lo máximo posible esta historia, tengo que decir que Peter D. Jeans, cuenta en su libro “Mitos y Leyendas del Mar” que fue un mal gesto de Bartley el que desestabilizó la barca y la hizo volcar con tan mala fortuna que, tras una ardua lucha, el muchacho fue a parar a las fauces de la ballena:

“El animal cerró la boca y se sumergió en el mar, dieron a Bartley por perdido y regresaron al barco. Al día siguiente apareció flotando en la superficie el cuerpo de un cachalote macho recién fallecido. Era un animal muy grande, tanto que  la tripulación pasó dos días despellejándolo. Alguien de a bordo comentó que tal vez fuera el animal que se había tragado a Bartley, pues tenía una herida parecida a la que le habían hecho a aquel animal Con reticencia, los despellejadores llegaron hasta el estómago y lo abrieron. Efectivamente, vieron una gran masa de gambas y otros pequeños animales junto a un gran bulto con una forma vagamente humana. Era el cuerpo ensangrentado de Bartley con el rostro violáceo.”

M. de Parville, editor del Journal des Debats, recoge esta secuencia en un artículo publicado en Francia en 1914:

“De repente, los marineros se asustaron por los espasmos que daba el estómago del animal. Había algo que daba señales de vida. En el interior se encontró inconsciente al marinero James Bartley. Fue colocado en la cubierta y tratado con baños de agua de mar hasta que despertó…”

Y aún más, la confesión en primera persona del desgraciado timonel:

«Me percaté de que me tragaba una ballena […] Me rodeaba un muro de carne […] De pronto me encontré en un saco mucho mayor que mi cuerpo, pero completamente a oscuras. Palpé mi entorno y toqué a diversos peces. Algunos parecían estar vivos pues se escabullían por entre mis dedos […] Sentí un fuerte dolor de cabeza y mi respiración se hacía muy difícil. Al mismo tiempo sentía un calor que me consumía. Un calor que iba en aumento. En todo momento estuve convencido de que iba a morir en el estómago de la ballena. El tormento era irresistible y el silencio allí era absoluto. Intenté incorporarme, mover los brazos, las piernas, chillar. Pero me resultaba imposible, sin embargo mis ideas estaban perfectamente claras y la comprensión de mi situación era plena. Por fin, gracias a Dios, perdí el conocimiento»

Peter D. Jeans corrobora la extraordinaria experiencia con los datos que adjuntó la tripulación del Star of the East:

“Tardaron cinco horas en reanimarlo. Cuando despertó parecía estar completamente loco, gritando y agitándose hasta tal punto que tuvieron que atarle en su catre. Hablaba incesantemente del fuego que le había estado consumiendo. Hay que tener en cuenta que la temperatura corporal de la ballena es superior a la del hombre y alguien en ese estómago tendría la sensación que le estaban asando vivo.

Después de esta experiencia, no pudo volver a quedarse solo, nunca volvió a practicar la pesca de la ballena, incluso se negaba a mirar el mar.”

 

Raúl Villa Caro

En el año 1999 me licencié en Marina Civil (sección Náutica) en la Universidad del País Vasco. En 2001 obtuve el empleo de A.N. del Cuerpo General de la Armada y en 2005 la patente del Cuerpo de Ingenieros de la Armada. En el año 2001 obtengo el título de Ingeniero Técnico Naval (Estructuras Marinas) en la Universidad de A Coruña y posteriormente el título de Ingeniero Naval y Oceánico y el Diploma de Estudios Avanzados. En 2003 obtuve el título profesional de Capitán de la Marina Mercante. Desde Octubre de 2010 estoy contratado por parte de la UDC como profesor asociado. Actualmente además de realizar tareas de investigación en el Grupo Integrado de Ingeniería, y desde octubre 2010, imparto docencia en la Escuela Politécnica Superior (Grado y Máster en Ingeniería Naval y Oceánica). Mi actividad principal, fuera de la UDC, se desarrolla en la Ingeniería de Construcciones de Buques (Arsenal de Ferrol) como Jefe de la Ingeniería de Plataforma. Desde abril de 2012 hasta diciembre de 2013 fui Secretario de la Delegación Territorial en Galicia del COLEGIO OFICIAL DE INGENIEROS NAVALES, y desde enero 2013 soy Secretario de EXPONAV (Fundación para el Fomento del Conocimiento de la Construcción Naval y de las Actividades Marítimas).En 2015 obtuve el título de Doctor por la Universidad de A Coruña.

15 Responses

  1. Alvaro Nazario Negrete Doria dice:

    Veo en esto a la señal de Jonas. Con ella, Jesus anuncio su segunda venida, aunque algunos sostienen que Jesus solo anuncio que dormiria tres dias en el sepulcro que le dieron, su madre y las mujeres, los Apostoles y Jose de Arimatea. De todos modos, es una historia hermosa y digna de recordar por su coincidencia con la del contumaz profeta Jonas.

  2. Luis Uzcudun Cornejo dice:

    La realidad supera a la fantasía. Esto me recuerda a la historia de Jonás el profeta de Dios mencionado en la biblia, el cual estuvo tres días en un pez gigante, posiblemente un cachalote o algún animal relacionado. Nuevamente se confirma que es factible todo aquello que pueda parecer ilógico e imposible narrado en la biblia. Esta historia no me la sabía.

  3. Angel sebastian iñigo dice:

    Jhonas un heroe muy linda historia Raul!! Gracias

  4. Angel sebastian dice:

    Linda historia raul

  5. Elva dice:

    Interesante post!!

  6. Ines Maria dice:

    Muy interesante historia del testimonio de lo vivido por el sr. James Bartley en 1814. Solo comprueba la historia de Jonas en la Biblia, para aquellos que no creen que fuera posible ser tragado por un gran pez. Dios es real y maravilloso y la creación es única. Gracias por compartir

  7. Fernando Gonzalez dice:

    Gracias por compartir la historia. Actualmente estudiando el libro de Jonás y quería ver alguna ilustración parecida. No conocía la historia y estoy agradecido de haberla leído gracias a usted. Saludos…

  8. Eleazar Peláez Otaegui dice:

    Esta historia lo leí en el año de 1979 estando en Chile. Lo encontré en un libro muy viejo prestado. Por años lo he recordado y no pensé volver a leerlo. Gracias a internet que puedo deleitarme nuevamente en este relato, idéntico al del profeta Jonas. Perpetuamente agradecido amigo Raúl Villa Caro. Le saluda Eleazar Peláez Otaegui desde Lima en plena pandemia, sábado 18 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *