“TRECE DE LA FAMA”, o Trece caballeros de la “ISLA DEL GALLO”

La historia de esta semana se la dedico a mi amigo José Luis Martínez Leyva, esta semana de vacaciones por sus tierras ilicitanas, quien fue el que me dirigió en la búsqueda de la misma. En su contra tengo que decir que tuvo un pequeño “traspiés”, y redujo a los “13”, a “8” miembros.

Se denominan Trece de la Fama, o Trece caballeros de la isla del Gallo, a las trece personas que acompañaron a Francisco Pizarro en la conquista del Imperio inca, superando el momento más crítico de la expedición.

 La epopeya de Cristóbal Colón no terminó con su primer viaje, el que le hizo pasar a la Historia, pero mucha gente desconoce que cruzó el Atlántico otras tres veces, arriesgándolo todo: su fortuna, su reputación e incluso su cordura. De todos esos viajes de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo, el cuarto y último fue su apuesta más atrevida; un viaje contra los elementos, contra la opinión de todos e incluso contra su propio destino. El cuarto viaje de Cristóbal Colón, siendo el gran desconocido, es, sin embargo, el más apasionante de todos; un verdadero viaje de leyenda que os descubro, un viaje que llevó a Colón al naufragio, a la ruina y al borde de la locura.

colon

El cuarto viaje de Cristóbal Colón es todo un símbolo de la tenacidad de un hombre, viaje sin el cual no se puede explicar cómo la idea que bullía en la cabeza de aquel hombre pudo plasmarse en su primer viaje. Un viaje perdido entre miles de legajos, al igual que la figura del Almirante, que sólo se pudo recuperar para la Historia siglos después, también de la mano de la tenacidad de su hijo Hernando, quien se obstinó en conservar la memoria y hazañas de su padre para que, alguna vez, éste recuperara lo que le pertenecía en Justicia. Un viaje apasionante, lleno de aventuras y de significado, fruto del sueño de un hombre que permitió que otros después forjaran el Continente que hoy es “América”.

 Y uno de esos hombres fue el explorador y conquistador Francisco Pizarro, que inició la conquista del Perú en 1524 con ciento doce hombres y cuatro caballos en un sólo navío. Sus socios Diego de Almagro y Hernando de Luque se quedaron en Panamá con la misión de contratar más gente y salir posteriormente con ayuda y víveres en pos de Pizarro. Durante esta época mantuvieron duros enfrentamientos con los indios de la costa sur de Panamá donde Pizarro recibió hasta siete lanzadas y Almagro perdió un ojo que le quebraron de un flechazo.

Catedral_mural

En mayo de 1527, cuando habían transcurrido dos años y medio de viajes hacia el sur afrontando toda clase de inclemencias y calamidades, llegaron a la isla del Gallo exhaustos. El descontento entre los soldados era muy grande, llevaban varios años pasando calamidades sin conseguir ningún resultado. Pizarro intentó convencer a sus hombres para que siguieran adelante, pero la mayoría de sus huestes querían desertar y regresar. Allí se produjo la acción extrema de Pizarro, de trazar una raya en el suelo de la isla obligando a decidir a sus hombres entre seguir o no en la expedición descubridora. Tan solo cruzaron la línea trece hombres: los «Trece de la Fama», o los «Trece caballeros de la isla del Gallo».

13_de_la_fama la raya

Sobre la escena que se vivió en la Isla del Gallo, luego que Juan Tafur le trasmitiera la orden del gobernador Pedro de los Ríos, nos la novela el historiador José Antonio del Busto: “Pizarro y los Trece de la Fama esperaron en la isla del Gallo cinco meses por los refuerzos, los cuales llegaron de Panamá enviados por Diego de Almagro y Hernando de Luque, al mando de Bartolomé Ruiz. El navío encontró a Pizarro y los suyos en la Isla de la Gorgona, hambrientos y acosados por los indios. Ese mismo día, Pizarro ordenó zarpar hacia el sur”.

 Este suceso fue transmitido vía las efemérides de la época:

tebeo

Para finalizar, y para crear un poco de “sana polémica” tengo que decir que hay gente que piensa que uno de los mayores reproches que se pueden hacer a los que «enseñan» en las escuelas, son las distorsiones de la historia, ya que algunos creen que la famosa leyenda de los «trece de la fama» fue inventada. Se basan en que los primeros relatos hechos por los conquistadores ni siquiera mencionan tan afamado acontecimiento. Solo anotan de pasada haber permanecido el capitán Francisco Pizarro en la isla del Gallo junto con 16 hombres (Xerez) o el traslado de la isla del Gallo al refugio en la isla La Gorgona con catorce (Pedro Pizarro) pero en ellas no hay absolutamente nada de la línea trazada en la arena de la isla y las legendarias palabras de Pizarro. Es más: no hay mención alguna en ellas sobre Tafur y la supuesta misión de rescate de los expedicionarios al mando de Francisco Pizarro.

 Creen que todo indica que la famosa historia no es más que la distorsión del capítulo XVI de la tercera parte de la Crónica del Perú escrita por el gran Pedro de Cieza de León. Tampoco Cieza mencionó el «acto heroico» de la línea en la arena y la arenga. Solo reconstruye las palabras que Pizarro supuestamente dijo a sus hombres los cuales renunciaron a la empresa y regresaron a Panamá salvo trece que fueron dejados con su capitán en la isla La Gorgona. Los 13 tenían esperanzas en lo que había hallado Bartolomé Ruiz en su exploración al sur: una balsa a vela tripulada por varios nativos y que transportaban mercancías, lo que hablaba de pueblos prósperos hacia el sur y las noticias de algunos de aquellos nativos de la abundancia de oro en aquella dirección. Noticia que fue interpretada por la mayoría de su hueste como una treta más para impedir un motín.

 Finalmente comentar que los que no creen en la historia destacan los siguientes puntos:

 El primero, como queda dicho, es la ausencia de noticias por parte de las relaciones castellanas de los conquistadores, supuestos testigos del hecho o inmediatos relatores que ni siquiera mencionan la llegada de Tafur.

 El segundo problema es la misma comisión de Tafur. ¿Cómo es posible que el gobernador de Panamá arme una costosa expedición de rescate hacia aquella zona solo para salvar a un puñado de castellanos que iban como voluntarios a su propio riesgo como fueron todos los que triunfaron y perecieron en las misiones de descubrimiento y conquista en Indias con el agravante que aquellos mercenarios de Pizarro poseían dos navíos y no necesitaban de hecho transporte? A Pedro de los Ríos, que bien debió saber y conocer las deudas impagables que Pizarro y su socio Almagro habían adquirido para fletar la empresa, le interesaría más que a ningún otro el fracaso de la misión de Pizarro o al menos indiferencia total como para que solo una copla dudosa le moviera a armar una misión de rescate.

 Tercer problema: los castellanos de Pizarro en la Isla del Gallo según las relaciones más tempranas pasaron de la isla del Gallo a la isla de la Gorgona a buena distancia norte. Si Pizarro no tenía embarcaciones por entonces ya que estas se hallaban lejos ¿cómo pudo trasladarse hasta allá sin ellas? Si la comisión de Tafur existió ésta debió recoger a todos los hombres de Pizarro desde la isla del Gallo en cuyo navío Tafur debió discutir con Pizarro la legitimidad de su empresa y su viabilidad tal como señala Cieza de León.

Raúl Villa Caro

En el año 1999 me licencié en Marina Civil (sección Náutica) en la Universidad del País Vasco. En 2001 obtuve el empleo de A.N. del Cuerpo General de la Armada y en 2005 la patente del Cuerpo de Ingenieros de la Armada. En el año 2001 obtengo el título de Ingeniero Técnico Naval (Estructuras Marinas) en la Universidad de A Coruña y posteriormente el título de Ingeniero Naval y Oceánico y el Diploma de Estudios Avanzados. En 2003 obtuve el título profesional de Capitán de la Marina Mercante. Desde Octubre de 2010 estoy contratado por parte de la UDC como profesor asociado. Actualmente además de realizar tareas de investigación en el Grupo Integrado de Ingeniería, y desde octubre 2010, imparto docencia en la Escuela Politécnica Superior (Grado y Máster en Ingeniería Naval y Oceánica). Mi actividad principal, fuera de la UDC, se desarrolla en la Ingeniería de Construcciones de Buques (Arsenal de Ferrol) como Jefe de la Ingeniería de Plataforma. Desde abril de 2012 hasta diciembre de 2013 fui Secretario de la Delegación Territorial en Galicia del COLEGIO OFICIAL DE INGENIEROS NAVALES, y desde enero 2013 soy Secretario de EXPONAV (Fundación para el Fomento del Conocimiento de la Construcción Naval y de las Actividades Marítimas).En 2015 obtuve el título de Doctor por la Universidad de A Coruña.

6 Responses

  1. Boyd dice:

    Great site you’ve got here.. It’s hard to find high quality
    writing like yours these days. I really appreciate individuals like you!
    Take care!!

  2. Killachu dice:

    Muy interesante … gracias por tal aporte (y)

  3. WendellJuicy dice:

    Hello. I see that you don’t update your blog too often. I know that writing articles is time consuming and boring.
    But did you know that there is a tool that allows you to create new posts using existing content (from article directories or other websites from
    your niche)? And it does it very well. The new posts are high quality and pass the
    copyscape test. You should try miftolo’s tools

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *